Portada » » Espero que el alcalde Olivares sea destituido a fines de este año

Espero que el alcalde Olivares sea destituido a fines de este año

Publicado por LSI el día viernes, 12 de julio de 2013 | 7/12/2013

Ex jefe comunal de San Ignacio habla sobre la compleja situación que hoy vive la comuna precordillerana.

No es ciertamente normal ni mucho menos frecuente que un municipio pobre y pequeño como el de San Ignacio le adeude 600 millones en cotizaciones previsionales a sus profesores. De hecho, ha sido tal la notoriedad alcanzada por el caso que el presidente nacional del Magisterio, Jaime Gajardo, viajó a la comuna precordillerana a sumarse a las protestas y acciones de presión en contra del alcalde, Wilson Olivares.

“Que su primera decisión tras asumir en 2008 haya sido comprarse dos jeep de más de 25 millones de pesos cada uno refleja la personalidad y visión del trabajo municipal y del bien común que tiene el señor Olivares”, comenta Nelson Aedo Figueroa, uno de los principales detractores del jefe comunal por estos días. 

El ex alcalde de San Ignacio y militante UDI ha sido sindicado por Olivares como el responsable de la mochila que terminó asfixiando las finanzas municipales.

El aludido, como buen contador, es singularmente ordenado y meticuloso y llega a esta entrevista con un voluminoso dossier de documentos, donde destacan dos informes de la Contraloría Regional (del 1 de enero de 2010 al 30 de junio 2011 y otro del 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de ese mismo año) que le sirven de argumentos para sostener públicamente que todo lo dicho por el actual alcalde sobre el origen de la millonaria deuda “es completamente falso y absolutamente comprobable.

Cuando se inició el periodo del señor Olivares se hizo el saldo final de caja y era de 150 millones, libres. Además, quienes pueden dar completa fe de que mientras yo era alcalde jamás se dejaron de pagar las cotizaciones previsionales son los mismos profesores y ellos lo han dicho con toda claridad, la deuda corresponde a esta administración. 

-¿Y a qué atribuye usted el endeudamiento que hoy suma casi 600 millones?
-A desorden, falta de criterio en la toma de decisiones y a una idea distorsionada de lo que es la función municipal. Y no es que lo diga yo. Hay dos informes de la Contraloría que dan cuenta de todo esto. Allí, por ejemplo, se comprueba que en 2010 se gastaron 439 millones sin acuerdo del Concejo. Pienso que ahí, en ese actuar inconsulto y sin freno, está también el germen de los problemas. 

-Pero la ley no lo obliga a ello, es decir puede perfectamente gastar sin preguntar.
-Es que no se trata de pedir permiso, sino de informar, de transparentar los actos y ahí está el problema, pues dígame qué tiene que ver la gestión educacional con Tito Fernández o el doble de Ricky Martin. ¿Incomprensible cierto? Es lo que ocurrió con los recursos de educación.

El informe de Contraloría muestra que con fondos de apoyo a la gestión de la educación municipal se pagaron show y artistas. Gastarse 7 millones de pesos en fuegos artificiales, en 30 minutos de espectáculo, ya es un despropósito, pero pagarlo con recursos para la educación, eso es impresentable… Y le puedo dar (muestra el segundo informe de Contraloría) muchos otros ejemplos, como 40 millones gastados en compras de productos que no estaban en los planes de los colegios; 4,7 millones a una consultora por una capacitación que nadie sabe quién recibió o el destino de la subvención pro retención de los jovenes más vulnerables, donde 50 millones no se gastaron con ese fin, pero no están en caja. También aparece demostrado que se pagaba transporte escolar en vacaciones de verano y se compraban colaciones para actividades que nunca se hicieron. 

-¿A dónde fue a parar esa plata según usted?
-No lo sé, sólo tengo información de un juicio de cuentas de la Contraloría donde el alcalde y algunos funcionarios fueron obligados a reintegrar 146 millones de pesos. Pero estamos hablando sólo de educación, qué podemos esperar del resto…

-¿Qué responsabilidad le atribuye al Concejo en estas supuestas irregularidades?
-Los concejales son parte importante de esta situación, pues varios de ellos han actuado al margen de la ley.  Son elegidos para fiscalizar y deberían recordar que hoy también existe para ellos la figura de notable abandono de deberes cuando no hacen su trabajo, sobre todo a sabiendas de las faltas e irregularidades y hacen vista gorda por equivocadas lealtades partidarias. 

-O sea que podrían ser destituidos de su cargo.
-Exactamente. Actualmente, si un concejal o un alcalde no hacen su trabajo y viola la ley, deben dejar su cargo. 

-¿Es lo que le podría ocurrir al alcalde Wilson Olivares?
-Al menos es lo que yo espero que ocurra con él a fines de este año. Y razones pienso que sobran, pero sobre todo porque nunca ha existido de su parte un compromiso con el bien común, la eficacia, eficiencia y transparencia. ¿Sabe lo primero que compró cuando asumió? Dos vehículos de lujo, de 25 millones de pesos cada uno.  Él dice que no puede andar en camioneta. Que se vaya a Las Condes entonces. Una comuna como San Ignacio necesita un alcalde que cuide los recursos. 

Fuente: http://www.diarioladiscusion.cl/

Presiona y ayúdanos a difundir el artículo!

¿Hola porqué no los Ayúdas a Crecer, Que tal si nos regalas un ME GUSTA ---->